“No hay nada como viajar para ensanchar
la cultura. Pero también para afinar
la sensibilidad.
Conocí Israel, Egipto, Túnez,
Marruecos.
Al final de mis viajes volví con un

solo convencimiento: no somos nada.”
― Roberto Bolaño








lunes, 20 de marzo de 2017

La Catedral de Sal, en Colombia.

Este lugar fue excavado por los mineros de sal. Un arquitecto reconvirtió ese lugar en una catedral para que los lugareños pudieran orar por tan sacrificados hombres.




No hay comentarios:

Publicar un comentario